IX Encuentro Sacerdotal de misioneros en los Vicariatos del Ecuador

Encuentro-de-los-Vicariatos-800Con esta frase que tanto dice y hace pensar, Mons. Rafael Cob García, Obispo Vicario del Puyo, celebró el año de pontificado de Francisco, y el IX encuentro sacerdotal de misioneros en los Vicariatos de Ecuador. A este encuentro, celebrado la semana pasada en Puyo  acudieron misioneros que desarrollan su trabajo evangélico en la Amazonía y Galápagos. Al coincidir el encuentro con el año de pontificado de Francisco, el sentimiento de regocijo fue la pauta.

Mons. Cob invitó a quienes asistieron al encuentro a caminar con alegría, a edificar con sabiduría y a confesar la fe con valentía, enriqueciendo así los lineamientos de acción que fijó el Congreso de la Fe a fines del año pasado en Quito: “El Papa ha dicho reiteradamente  que tenemos que salir a evangelizar, salir a las periferias existenciales, lo cual exige caminar, avanzar, ir a la búsqueda del otro, acercarnos al alejado y marginado, ser misioneros, con toda la teología que lleva la palabra  caminar, hacer camino, hacer historia, y este encuentro de sacerdotes es parte de ese camino y de esa historia de nuestra Iglesia misionera en Ecuador”

“El Papa   también  ha dicho reiteradamente que el cristiano no puede tener cara de cementerio, ni puede estar triste; por ello nos escribió esa exhortación apostólica, Evangelii Gaudiun, la alegría de aquel que lleva la buena noticia de  Cristo, aquel que lleva a Cristo en su corazón”.

Mons. Cob reafirma que este caminar alegre ha unido a sacerdotes y laicos en una Iglesia sólida, que edifica con sabiduría en medio de una cultura relativista y secular que construye sin Dios y que promueve antivalores y cultiva la indiferencia y el individualismo.

Sabiduría para saber discernir, sabiduría para saber decidir, sabiduría para saber vivir. La sabiduría de su espíritu que confunde a los sabios  y poderosos de la tierra e ilumina a los pobres y  sencillos, elegidos por Dios.

Confesar con valentía. Hoy las palabras solas no sirven, deben ir acompañadas  por las obras como dirá el apóstol, para confesar nuestra fe,  para demostrar nuestra fe, no podemos ser perfectos teóricos y como los fariseos una destructora incoherencia  en la práctica, Hoy día  dirá el Papa Francisco se necesita coraje en confesar la fe en quien creemos a quien servimos y a quien amamos.

Cuando la Iglesia es atacada y pisoteada por arriba y por abajo, no podemos quedarnos callados, debemos levantar  la voz profética como Jesús en defensa de la verdad y la justicia. Coraje para defender la fe y construir la paz, valentía hasta el martirio como tantos cristianos que son perseguidos y calumniados,

“La valentía  de la fortaleza del espíritu, la valentía de la fidelidad, con la coraza a de la fe y  el cinturón de la caridad. No se nos ha dado el espíritu  de timidez sino de fortaleza” dice  Pablo a Timoteo.

Para ello Jesús nos dice hoy: Pedid, buscad y llamad. Ya nos había dicho Jesús rogad al dueño de la mies que envié obrero a su mies, porque la mies es mucha y los obreros son pocos, esta es la gran realidad de nuestros Vicariatos, ¿Qué hemos de pedir a nuestros sacerdotes? Que sean hombres de Dios no del mundo, que sean mensajeros de verdad, misioneros que por los montes llevan la paz

Pedimos a los sacerdotes que sean  humildes servidores y no funcionarios, no busquen ser servidos sino servir, que sean  pastores que como Jesús con trasparencia  coherencia den testimonio de la verdad

Que busquen el Reino de Dios y no compensaciones humanas. Que Jesús sea su tesoro  y allí esté su corazón. Que sean obedientes y disponibles como lo fue Cristo para entregar su vida

¿Y Qué piden los sacerdotes a sus fieles? Que oren a Dios por ellos  para que sean fieles a Cristo  y a sus compromisos  hasta el fin de su vida.

Los sacerdotes dicen a sus fieles  llamen a Dios  con insistencia, oren cada día por sus pastores para que sean reflejo del amor de Cristo.

También  piden para que sean dóciles al espíritu Santo que sigue aleteando  en su Iglesia, que sean protagonistas de la misión desde su estado de laicos  en la Iglesia.

Los sacerdotes no caen del cielo, salen de esta tierra  y necesitan  escuchar, en medio del ruido y de la prisa, de la tecnología y las presiones del mundo la llamada de Dios y apostar por la propuesta  de Jesús  en Nazaret, por los excluidos y marginados, por  los pobres y los jóvenes. Todos somos corresponsables de que en nuestras comunidades haya o no haya sacerdotes santos.
Oremos por el Papa y oremos por nuestros sacerdotes, somos vasija frágil que se puede quebrar. Hay muchos apegos mundanos que nos cercan y no nos dejan avanzar.

No es fácil, ni lo fue antes ni lo es  ahora,  tenemos muchos factores que influyen negativamente. Nos envía el Señor como corderos en medio de lobos, Pero para Dios nada hay imposible y como le dijo al apóstol te basta mi gracia. Somos una Iglesia joven ¿no lo ven en sus rostros? pero hay que verlo en el corazón y el corazón del misionero es siempre joven .Cristo misionero nos quiere misioneros.

Que Dios les bendiga y animen en sus casas y familias a esos jóvenes que sienten en su corazón la inquietud de una entrega generosa y sacerdotal  aunque con miedo  para seguir a Jesús y salvar este mundo que necesita más que nunca de Dios.

Mons. Cob

fuente: caritasecuador.org

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios